Palestina vive el 70 aniversario de la "Nakba" entre la ira por las muertes en Gaza y el silencio de una huelga en general

Publicado en Noticias

Por
RTVE.es / AGENCIAS


Los territorios palestinos viven este martes una jornada de luto y de huelga general en el 70 aniversario de la Nakba (la Catástrofe, en árabe) -que conmemora la creación del Estado de Israel y la expulsión de 800.000 palestinos de sus tierra- en medio del luto por la muerte de 60 personas en las protestas en Gaza convocadas para reclamar el retorno de los refugiados y contra el traslado a Jerusalén de la embajada de EE.UU., que implica el reconocimiento de esa disputada ciudad como capital de Israel.

Miles de gazatíes han enterrado a lo largo del día a sus víctimas, en un ambiente de profunda tristeza por lo acontecido el lunes en la Franja y con el pleno rechazo de la comunidad internacional, que debate en una reunión en el Consejo de Seguridad de la ONU los acontecimientos del lunes.

A pesar de que las protestas previstas han sido suspendidas en señal de luto, decenas de palestinos han vuelto a congregarse frente al puesto fronterizo de Karni, entre Gaza e Israel y en otras ciudades. Aunque han tenido menor seguimiento, el Ministerio palestino de Salud ha confirmado la muerte dos hombres por los disparos israelíes.

En Hebrón (Cisjordania), dos palestinos han resultado heridos por disparos israelíes; en El Bireh, ciudad próxima a Ramala, hay tres palestinos heridos; y en Belén, una docena de palestinos han resultado heridos por impactos de pelotas de goma y han sido trasladados al hospital.

Temor por los heridos en estado crítico

Mientras, las autoridades temen que el balance final de la jornada más sangrienta desde 2014 en Gaza pueda ascender, ya que hay 155 heridos en estado crítico (según ha confirmado la ONU), y podrían aumentar en cualquier momento, como lo ha hecho con la muerte de una bebé de ocho meses asfixiada por el gas lacrimógeno lanzado por las tropas israelíes.

Desde el pasado 30 de marzo, 112 palestinos han muerto -14 de ellos, niños-, en las manifestaciones semanales dentro de la Gran Marcha por el Retorno convocada por las facciones palestinas para reivindicar el derecho de más de un millón de palestinos de regresar a las tierras de las que fueron expulsados o huyeron durante la guerra y creación del Estado de Israel en 1948, de lo que se cumplen ahora 70 años.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha asegurado este martes que "parece bastante claro" que Israel "está matando de forma indiscriminada" y ha recordado que querer saltar o dañar una valla fronteriza como la que rodea la Franja de Gaza no justifica el uso de munición letal.

Mientras se suceden los funerales por las ciudades palestinas, Gaza, Cisjordania y la parte musulmana de Jerusalén han secundado la huelga general con comercios cerrados, colegios, universidades y guarderías sin clases e instituciones públicas paradas en señal de duelo y para marcar 70 años del comienzo del "exilio, desposesión y desarraigo del pueblo palestino".

El Comité Superior de Seguimiento de la Comunidad Árabe en Israel también ha llamado a la huelga general en las ciudades árabes incluidas en territorio de Israel en protesta por "la masacre" del lunes en Gaza y por el aniversario de la Nakba.

Israel apunta a Hamás

Israel se ha mantenido firme en su posición y ha extendido a este martes el refuerzo de sus tropas en la frontera con la Franja de Gaza y a Cisjordania.

Para la ministra israelí de Justicia, Ayelet Shaked, Gaza estaría tranquila si se derriba el régimen de Hamás, "una organización terrorista asesina que ha tomado el control de la Franja", según ha declarado en una entrevista en la radio militar.

Otro ministro isarelí -de Seguridad Pública israelí, Guilad Erdán- ha ido más lejos y ha señalado que los asesinatos selectivos de líderes de Hamás -una práctica utilizada por Israel durante la Segunda Intifada (2000-2005)- son parte de la solución a la situación actual de la Franja.

Preocupación internacional

La comunidad internacional y la ONU ha mostrado su preocupación por el alto número de muertos en Gaza y los más de 2.700 heridos, la mitad de ellos por bala o metralla de los disparos del Ejército israelí. Entre los heridos se encontraban además periodistas que grababan lo sucedido, hecho que ha llevado a Reporteros Sin Fronteras a pedir a la Corte Penal Internacional que investigue "los disparos directos de tiradores de la armada israelí en contra de una veintena de periodistas palestinos en Gaza" desde el 30 de marzo.

El presidente turco, Recep Tayiyp Erdogan, ha calificado a Israel de "Estado de apartheid" y ha acusado a Netanyahu de "tener sangre palestina sobre sus manos", mientras que se ha aconsejado al embajador israelí a volver a su país. Sudáfrica y Turquía llamaron a consultas a sus embajadores en Tel Aviv, e Irlanda y Bélgica han convocado a los embajadores israelíes para mostrarles su repulsa por la violencia.

Mientras, en el extremo opuesto, EE.UU. -que festejaba la inauguración de su embajada en Jerusalén mientras la violencia sacudía la frontera-, Australia y Alemania han responsabilizado de las muertes al movimiento islamista Hamás.

El traslado de la sede diplomática ha sido condenado por el Gobierno de Arabia Saudí este martes al considerar que el cambio de la representación diplomática estadounidense "constituye un acto totalmente parcial contra los derechos de los palestinos que han sido garantizados por las resoluciones internacionales", advierte en un comunicado emitido por el Consejo de Ministros saudí.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU discute este martes lo sucedido en Gaza en una reunión solicitada de urgencia por Kuwait, que propondrá una resolución "para proteger a los civiles".

Modificado: Mar 15 May 2018